Jepi Selva, ‘Il Bomber de Viareggio’

jepi.jpgFuente: diaridetarragona.es.- En la turística Viareggio, en la Toscana italiana, han aprendido a venerar a un nuevo ídolo. Éste adora los castells y los calçots, como buen vallense. Jepi Selva ha reimpulsado su carrera en un lugar fetiche del hockey transalpino. La tierra de los eternos hermanos Bertolucci.


Alessandro y Mirko conocieron a Selva a través de dos amigos comunes. Roger Molina, arquero del Reus, y Albert Casanovas, defensa del Oliveirense, hicieron de lujosos anfitriones. Desde entonces, se cultivó una relación que terminó en idilio este pasado verano, con el fichaje del delantero por el prestigioso Viareggio, ese club familiar y de enorme tradición ‘hockística’ que comandan los Bertolucci.

En el PalaBarsacchi, los tifosi declaran amor incondicional al Centro, tal y como se conoce a la escuadra, cada sábado de partido. Hinchas fieles a la causa, habituados a convertir el recinto en una caldera difícil de digerir para los rivales. Acudir en masa al Palazzetto se ha convertido en una bonita rutina para ellos.

La nueva vida de Jepi y Marina, su pareja, ha encontrado un acomodo perfecto. Sobre todo por el cariño social que han recibido. Antonio, propietario de un taller de autos y tifosi del Centro, se encarga de cuidar cada milímetro del vehículo del vallense. Sobre todo cuando éste toma el avión de regreso a Catalunya.

En el banco, en la panadería o incluso en la mercería, Selva mantiene un status elegido.  Tras anotar dos goles al Lodi, en uno de los grandes clásicos del Scudetto,  Jepi quiso adquirir dos periódicos como recuerdo de su gran noche. El quiosquero le abrazó y le entregó ‘Il Tirreno’ como un tesoro sin contraprestación. Le aseguró ser un fiel hincha del Centro.

Este atacante de condiciones físicas privilegiadas y experto en el arte del cambio de ritmo y del uno contra uno, ha conquistado su nuevo hogar con rendimiento, no con postureo artificial. Se ha reencontrado con el nivel que se le presume y que ha marcado gran parte de su trayecto.

Jepi Selva sufrió dos años incómodos en Reus en lo deportivo y necesitaba aire, que alguien le tendiera la mano. Mirko y Alessandro Bertolucci lo han hecho con una actitud sencilla. Le han entregado el proyecto. Cero presión, máxima confianza. Los registros del vallense hablan. 29 goles en 16 partidos.

En el PalaBarsacchi ya le conocen como ‘Il Bomber’, algo similar al pichichi en el argot deportivo local. En la tabla de máximos artilleros del Scudetto camina en la segunda posición. Sólo el argentino Lucas Martínez, del Monza, le supera con 34 aciertos.

Este periodista licenciado ha recuperado prestigio en el mercado europeo. Se ha vuelto a situar en la primera línea de fuego. Hasta el punto que la inversión casi faraónica del campeonato portugués parece haber llamado a su puerta. Los cantos de sirena han seducido a las estrellas continentales y Jepi se encuentra en la nómina de elegidos. Veremos hacia dónde va su futuro. El presente lo ha construido en Viareggio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: