Los Cárdenas del hockey

0019048436Fuente: diariouno.com.ar.- De tal palo, tal astilla. Como queda en claro en ese conocido dicho. Ambos nacieron para jugar al hockey sobre patines. Son padre e hijo. A Alejandro Víctor (47) y Facundo Cárdenas (18) les brillan los ojos cuando se les mencionan los momentos que vivieron juntos en Maipú/Giol afrontando la exigente Liga Nacional A1.

Papá Cárdenas lleva varios años jugando en este lindo deporte y repasó su trayectoria. «La verdad es que estoy agradecido a este deporte, he conocido amigos, gente muy buena, rivales que ahora son amigos. El hockey me ha dado todo, me dio la posibilidad de conocer una parte del mundo y muchas satisfacciones», expresó.

De lo que vivió con el joven Facundo y de lo que representó este 2016, dijo: «Yo había dejado de jugar hace cuatro años, el poder reencontrarnos con los chicos y apostar a decir: ‘Bueno, veamos qué podemos hacer’ y después llegar a la final del Mendocino B fue una emoción muy grande. Y ni hablar de jugar con mi hijo, primero jugamos en contra, que fue una cosa emocionante; después estuvimos en el mismo equipo y festejamos un gol, algo que no tiene precio».

La charla siguió siendo emotiva, ya que el delantero se refirió al club Giol. «Giol para mí ha sido la vida, mi segunda casa. Estaba en mi casa o en el club, no quedaba otra. El club es todo, por el sentimiento que tengo por Giol es que trato de devolverlo ayudando, estando, compartiendo comisiones directivas», afirmó.

«Hace dos o tres años que estoy de presidente de la subcomisión y siempre antes mientras yo jugaba y él (señala a Facu) era chico, estaba ayudando y dando una mano en lo que se podía».

Consultado por el mejor equipo que integró, detalló: «He integrado equipos muy buenos, el primero con Aldo Llera, con el Negro Meilán al arco, Luis Pérez, Mauricio Llera, Adrián Enríquez (un mostro), Ariel Berrios. Era más chico que nosotros, pero estaba Facundo Salinas. Después qué decir del equipo donde estaba el Cristian (Brandoni), Germán Méndez Casariego y Martín Romeo».

Y contó: «Mi viejo Víctor es un fanático. Cuando él (su hijo) empezó a jugar, yo estaba trabajando en Neuquén, así que mi papá lo venía a buscar y lo llevaba a los entrenamientos. Como persona es un excelente tipo, estoy muy orgulloso como es como persona. Como jugador está haciendo sus primeras armas en la primera, tiene mucho potencial y lo más importantes es que lo disfrute».

Le gustaba el rugby

Facundo contó lo que le inculcó su padre por el deporte. «Ya de entrada era obvio que iba a terminar jugando al hockey. Si bien al principio me acuerdo que quería hacer rugby y no me gustaba, al final terminé jugando al hockey. De chiquitito lo iba a ver a mi viejo como jugaba, tiene muchísimas jugadas que me gustan, que siempre traté de copiárselas».

«Son bastantes críticos –dijo sobre lo que le dicen Alejandro y Víctor sobre su juego–. Algunas veces nos hemos peleado porque me decían una cosa desde la tribuna, pero siempre es para mejorar», señaló.

«Fue una de las mejores experiencias que he vivido. Siempre quería llegar a primera para jugar con él y éste año se dio la oportunidad. Hay una jugada que tiene él que se va por atrás del arco, da la media vuelta y le pega. A esa jugada me la enseñó él, como también a pegarle y cómo tirar los penales».

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.