Juan Ramón Naves, presidente del Hostelcur Gijón: “Aprendí a patinar siendo presidente del Hostelcur, pero sólo lo hago de frente”

Fuente: lne.es.- A Juan Ramón Naves y al Hostelcur Gijón lo han hecho grande sus jugadoras a través de sus triunfos. Pero algo habrá tenido que ver él en su carrera de éxitos, con su humanidad, sencillez y hombría de bien.

¿Quién es usted?
Un gijonés nacido en 1960, de padres ovetenses. Después de cursar mis estudios en el Instituto de La Calzada, hice oposiciones a la Dirección General de Pesca, así que soy funcionario. Estoy casado y tengo dos hijos, Sergio y Javier. Presido el club de hockey sobre patines femenino Hostelcur desde hace doce años, y termino mi mandato en marzo de 2018.

¿Ha sido camarero antes que fraile?
Curiosamente, sí; al terminar la mili y antes de hacer oposiciones trabajé en la discoteca Oasis. Pero no tengo ninguna relación con la hostelería; Hostelcur sólo es la empresa que nos patrocina. Es un toma y daca: ella nos da el dinero y nosotros la publicitamos.

¿Usted sabe patinar?
Aprendí siendo presidente, pero sólo patino de frente.

¿Cómo llegó a mandar en este jardín de campeonas?
Por un azar. Mi hijo mayor empezó a jugar a hockey y yo acabé siendo presidente, aunque siempre me gustó el deporte.

¿Cuántas internacionales maneja? 
Irán a China cuatro. Sara González Lolo, María Díez, Anna Casarramona y Marta González. Con la selección española
disputarán el Campeonato del Mundo, los Word Roller Games 2017. También hay que contar a otra jugadora gijonesa, Natasha Lee, que no está en nuestro equipo, sino en uno catalán, pero sí en la selección.

¿Quién es la estrella?
Más que una estrella, es una galaxia de cuatro estrellas.

¿Cómo es posible que el hockey sobre patines no sea un deporte olímpico?
Porque los directivos se durmieron en los laureles. En la Olimpiada de Barcelona’92 fue un deporte de exhibición. Además, Juan Antonio Samaranch, el presidente del COI, había sido jugador de hockey y seleccionador, de modo que todo el mundo dio por hecho que lo incluiría en la Olimpiada y no lucharon. A nosotros nos gustaría, es la aspiración máxima de un deportista.

¿Cuál es el partido que quiere olvidar?
Hay uno. Nosotros estábamos luchando por el título de Liga, ganábamos 1-0, y a veinte segundos del final nos metieron el gol del empate. Esos dos puntos que perdimos nos privaron del título; quedamos subcampeonas.

¿Y el que siempre recordará?
Fue en Gijón, en 2010, cuando alcanzamos el título de campeonas de Europa en un partido disputado en el Pabellón de Deportes de La Guía ante 2.500 personas y las cámaras de televisión… Inolvidable.

¿Las lesiones las lleva usted en el alma?
Sí, ¡y vaya si duelen!

¿A qué teme?
Más que temer, me preocupa el futuro de mis hijos respecto al terreno laboral. Soy un padrón a la antigua. En realidad, soy muy antiguo en muchas cosas.

¿Es de los que sufren en los partidos?
Sí, pero lo exteriorizo poco.

¿Sabe asumir los fracasos?
Creo que sí; de los fracasos se aprende. Yo no soy el mismo de hace doce años.

¿El más duro?
Cuando se marcha alguna jugadora, piensas que hay algo que podrías haber hecho mejor para evitarlo.

Esta temporada estuvo a punto de ser gloriosa. Obtuvieron el título de Liga, quedaron subcampeonas de Europa y perdieron la Copa de la Reina en la prórroga. ¿Qué habrían hecho en caso de alcanzar el triplete?
Celebrar el tercer tiempo, es decir, la fiesta que sigue a los partidos. Es algo que organizan nuestros seguidores, un grupo de gente muy fiel. Llevan sidra, merienda, y folixa. Pero no quiero imaginarlo.

¿Nunca ha tenido tentaciones de matar al árbitro?
No, no… (Se ríe). Alguna mala decisión sí hemos sufrido, pero en este deporte nos llevamos muy bien.

Supongo que será usted feminista…
Si ser feminista es abogar por los mismos derechos para el hombre y para la mujer, lo soy. Mis jugadoras son admirables, todas están estudiando mientras viven en la élite del deporte.

¿Quién creó este equipo?
Fernando Sierra. Lo fundó y fue su primer entrenador. Para mí fue una persona importantísima, tenía una filosofía del deporte envidiable. Aprendí mucho con él. Hoy vive en Bilbao.

¿Qué le quita el sueño?
El dinero. No llegan las subvenciones, se retrasan y tenemos que pagar a nuestros proveedores… Pero también he vivido un hermoso sueño. Estuve dos veces en el palacio de la Zarzuela, conocí a gente importante, me relacioné con deportistas de élite, nos dieron la Medalla de Plata de Asturias, dimos el pregón de las fiestas de Begoña… Estoy feliz.

A propósito de Begoña, ¿cómo celebrará a la patrona?
Con mis amigos de hace mil años y con la familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: