El portugués Ricardo Pereira cuelga las botas

Foto: Luís Manuel Neves

A los 39 años, Ricardo Pereira dio por concluida, en Paço de Arcos, una carrera de más de tres décadas, que le permitió entrar en la galería de los mejores jugadores portugueses de siempre. En su tierra natal, Sines, donde se inició con sólo 6 años en el Vasco da Gama, y luego se convirtió en poseedor de un palmarés envidiable, con títulos nacionales en Portugal (Benfica), España (Reus), Italia (Bassano) e internacionales, tanto a nivel de clubes (Benfica y Bassano) como al servicio de la Selección Portuguesa (Juegos Mundiales en Japón, en 2002) y Campeonato del Mundo de 2003, en Oliveira de Azeméis).

Seguir leyendo